rss

Impulsando tus ideas

El blog "Impulsando tus ideas" brinda herramientas teórico-prácticas para que los jóvenes puedan diseñar y poner en marcha su emprendimiento social. Abordando temas como el financiamiento de proyectos, la economía social como forma de inclusión productiva, metodologías para la construcción de capacidades, evaluación de impacto, oportunidades de desarrollo local, entre otros.

Es mi última semana en el INAES y es difícil creer que ya hace tres meses que estoy aquí. Antes de llegar a México, no sabía exactamente como sería mi experiencia en un instituto federal mexicano. De hecho, soy de Montreal, una ciudad de la provincia de Quebec en Canadá. Decidí participar en esta pasantía profesional promovida por las Oficinas Juveniles Internacionales de Quebec (LOJIQ, por sus siglas en francés) y el Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE), cuyo objetivo era dar una experiencia profesional internacional a jóvenes con estudios de licenciatura. De esta manera llegué aquí, a una de las más grandes ciudades del mundo,  sin saber que esperar. Tenía un poco de conocimiento sobre la economía social pero muy poco conocimiento sobre México en general.

El objetivo de mi pasantía consistía en trabajar con el equipo de la Coordinación General de Fomento y Desarrollo Empresarial, encargado de la atención a jóvenes dentro del Instituto Nacional de la Economía Social (INAES). Es en este contexto que tuve la oportunidad de formar parte del proyecto Jóvenes Ecosol. Su objetivo es capacitar a los jóvenes con el fin de crear empresas de economía social, funcionando como una herramienta de desarrollo económico y social. 

Además, desde el principio de mi pasantía, el equipo del Observatorio del Sector Social de la Economía (OSSE), me invitó a colaborar con ellos. Así primero aprendí los objetivos del Observatorio y la manera colaborativa de trabajar dentro del equipo. De hecho, a partir de esto pude ver que el equipo aplica a diario los valores de la economía social, gracias a una gestión colectiva donde cada uno de sus integrantes puede participar y proponer acciones para el desarrollo de proyectos. 

Durante mi colaboración con el OSSE, aprendí muchas cosas sobre la economía social aquí, pero también en Quebec. De hecho, mi experiencia en el INAES me incitó a investigar para conocer más sobre la economía social aquí y en mi país. Me di cuenta que en muchos aspectos, la economía social mexicana y quebequense se parecen. Por ejemplo, la mayoría de los valores que definen la economía social son compartidos. Asimismo, los tipos de organismos que son parte de la economía social se corresponden en gran parte. Sin embargo, en México se encuentran los ejidos y las comunidades que son específicos al país; en contraste, en Quebec y en Europa existen cooperativas de trabajadores, las cuales no hay en México.

Por un lado, los contextos de cada país dentro de los cuales evolucionan los organismos de economía social y solidaria son muy diferentes. Por ejemplo, Quebec tiene una población envejecida, lo que resulta en políticas de economía social dirigidas a esta población. De hecho, la economía social, entre otras cosas, es una herramienta para permitir que las nuevas generaciones tomen el relevo de las empresas que no tienen y mejorar la oferta de empresas de ayuda a domicilio.
 
Por el otro lado, en México la población es joven y en crecimiento. Por tanto, las políticas de economía social tratan de promover el desarrollo económico y sostener los sectores vulnerables, tales como las mujeres y los jóvenes. Me parece particularmente importante capacitar y empoderar a las nuevas generaciones, pues son las que desarrollarán el país en el futuro. Además, me di cuenta de la importancia de la presencia de las mujeres en la economía social, ya que son mujeres independientes económicamente que contribuyen al desarrollo económico de su país. Sin embargo, existe una presencia limitada de las mujeres en el ámbito profesional, lo que representa una pérdida para toda la sociedad, pues se priva de la aportación de conocimientos y habilidades de estas mujeres. A final de cuentas, cuando se margina a una parte de la comunidad, es toda la comunidad quien sufre y se margina. 

Así, vuelvo a Montreal con una pasión por la economía social y la cabeza llena de nuevos conocimientos. Pude ver diariamente a personas apasionadas y motivadas por garantizar el impulso de la economía social y solidaria en México, y que las nuevas generaciones pueden participar en este movimiento, no solamente al nivel federal sino también al nivel regional. Finalmente, la misión del Observatorio y su manera de trabajar me ha dejado muy impresionada y creo que es un modelo de organismo de fomento de la economía social que debería inspirar a otros países y también a la provincia de Quebec.

Leer más...